Archivo mensual: abril 2011

TRADICIONES DE RIOGORDO

Publicado en

Han pasado los calores del estío y el otoño trae olor a sementera y a tierra mojada. La tarde se apaga y la félida noche avanza.

Riogordo queda en el recogimiento de sus casas, los hogares se encienden y exhalan olor a encina quemada, olor de  orégano de almendros y pasas. Se calientan las ollas y perolos de cobre, las fuentes de barro y el horno huele a pan caliente.

Riogordo gira en torno a la mesa, grande y redonda. El acto de alimentarse trasciende a lo ritual y se convierte en una reunión social, pero íntima y famniliar.

Sobre la mesa un plato hondo de barro vidriado y pintado de azul y blanco, contiene la suculenta olla de garbanzos y a veces aparece la sopera, que tiene maimones. No falta la jarra con vino moscatel de “los Ranchos”, de “Bandebor” o de “Chinchillas“.

En el frutero se derraman ciruelas, uvas y pasas… y los higos, como dijo el poeta Noguer: “con su cristalina gota de miel”. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

EL ORIGEN DEL MUSEO ETNOGRÁFICO

Publicado en

En Julio de 1998 Enrique Godinez Luque y su esposa Josefa Sánchez Bermúdez compraron una casa en la calle de la Iglesia de Riogordo, el inmueble albergaba en su interior un molino de aceite completamente arruinado; el empiedro tenía tres dovelas partidas, la prensa de columnas tenía rota la base de piedra faltándole trozos de la misma así como todo el material de hierro.

Los tejados y ollados estaban en deplorable estado y muchas de sus vigas, cañas y tejas se habían derrumbado, algunos muros de tapial se desplomaron y el resto amenazaban su inminente caída, como consecuencia de tan avanzado deterioro el

escombro se amontonaba por todas partes, la situación era tal que permanecer entre aquellas paredes provocaba una gran inseguridad. En estas circunstancias lo cómodo y barato hubiese sido convertir aquel molino del siglo XVII en un solar y construir de nuevo, por eso su reconstrucción para albergar el museo y el posterior nacimiento del mismo fue calificado como: “Un museo que nace por obra y gracia de la tenacidad, constancia y ¿por qué no decirlo?: LOCURA de una persona”. Lee el resto de esta entrada

EL ORO LÍQUIDO DE MÁLAGA

Publicado en

Entre las brumas de los “azules montes de Malaca” se extendió la cultura del Neolítico hace mas de diez mil años, abriéndose un nuevo horizonte que cambió humanidad de entonces; apareció la ganadería y la agricultura lo que ocasionó el sedentarismo y el aumento de la población. El hallazgo de huesos de aceitunas y de molinos de piedra en numerosos asentamientos de la provincia, constatan de manera fehaciente la actividad recolectora y el consumo de olivas a partir de este periodo. En el siglo VIII a.C los fenicios arribaron a estas costas donde reinaba la diosa Noctiluca, ellos fueron los inductores del cultivo del olivar en estas tierras con visos de exportación de aceite. Fundaron las ciudades de Mainake y de Toscanos, y se adentraron en las riveras de los ríos para comerciar en el interior de este reino de tartesios donde también compitieron con los griegos de Focea. A partir del siglo III a. C. se produce la romanización del territorio malacitano y con ello la actividad agrícola y la construcción de villas rurales se expande por toda ella, concentrándose principalmente en torno a pequeñas urbes. La provincia malagueña presenta grandes villas de producción aceitera como la del Gallumbar en el Torcal o la de Chinchilla al norte de Antequera, las almazaras tipo “mola olearia” moteaban estos lares. De la calidad excelente de estos aceites ya escribió Strabon en tiempos de Augusto y de sus molinos ya habló Plinio y Catón. Que nuestro aceite era apreciado en Roma no cabe duda ya que el 84% del que entraba por el puerto de Ostia procedía de la Bética. En los montes y campiñas malacitanas se producía este oro líquido que se servía en la ciudad del imperio, la abrupta orografía del terreno malagueño planteaba una dificultad para su transporte que sin otro medio se hizo en odres a lomos de la caballería hasta el puerto de la ciudad, para luego trasvasarlo a las ánforas que llenaban las bodegas de los barcos con destino a Roma, estos envases de barro tenían sus sellos y el “tituli picti” que indicaba su lugar de procedencia. Según C. Gozalbes la comercialización del aceite impulsó la mejora y la creación de nuevas vías de comunicación en la provincia malacitana. Lee el resto de esta entrada

ALMAZARA

Publicado en

La palabra almazara proviene del árabe المعصرة (al-ma’sara) y significa «lugar donde se exprime» (en referencia a la aceituna u oliva). Con este mecanismo se obtiene, principalmente, aceite de oliva.

Las almazaras modernas se componen, habitualmente, de tres espacios de trabajo diferenciados según la fase de producción, que son:

Patio de Recepción o zona donde la aceituna se recepciona, limpia (limpiadora), lava (lavadora), pesa (pesadora) y almacena, a la espera de su molturación, en las llamadas tolvas pulmón. Los patios de recepción normalmente son abiertos y únicamente se dispone una cubierta para proteger la aceituna de la lluvia.

Nave de elaboración, constituida por un espacio cerrado donde la aceituna se muele (molino de martillos) y la masa resultante se bate (termobatidora), centrifuga (centrifugadora horizontal o decanter) y finalmente se limpia de aguas (centrífuga vertical). Posteriormente el aceite se decanta en decantadores de acero inoxidable.

Bodega, espacio cerrado donde se almacena el aceite en depósitos. Los depósitos, para la buena calidad del aceite, deben ser de acero inoxidable, fácilmente limpiables y con fondo inclinado o cónico para su sangrado o limpieza de fondos.

Además de lo expuesto las almazaras tienen instalaciones propias para la eliminación o almacenamiento de subproductos o residuos como tolvas de alperujo, balsas de alpechín o alternativamente depuradoras. También se dispone una sala de caldera para producir calor y que normalmente se alimentan de orujillo o hueso de aceituna.

LOS COMIENZOS DE OLEA EUROPEA

Publicado en

Olea europea nació cuando mi amigo Salvador Martín me encargó la portada para su libro “Nuevos Acentos” que escribió junto con Francis Prieto, a partes iguales.

Se trata de un pequeño libro de haikus (cortos poemas de origen japonés) ilustrado con pinturas del propio Salvador.

La segunda edición del libro  tuvo una portada nueva y su presentación fue en Gaucín, pueblo natal de ambos. Lee el resto de esta entrada

EL OLIVO EN LA ALTA-AXARQUÍA

Publicado en

Ríogordo es tierra de olivares. Árboles pacíficos de  dureza sin par, su madera se utilizaba en la “construcción y fábrica” de las armadas de Felipe II en 1575.

Entre los siglos XVI y XVIII los olivos se crían en las “tierras de pan llevar” y en las viñas que constituyen el principal cultivo de la época. A partir de finales del siglo XVIII aumenta el olivar de Ríogordo, sólo en el cortijo de Macías se plantan “diez y ocho mil pies de olivos” en 1784, llegando a ser hoy el más extenso de todos los cultivos en la comarca.

El proceso artesanal para la molturación de las aceitunas tiene siglos de antigüedad en este valle, que mira hacia la mar, tierra de tránsito que conserva las artes que aquí  usaron los romanos, y luego las gentes de áfrica. Lee el resto de esta entrada

SALA DE EXPOSICIONES TEMPORALES

Publicado en

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

TARJETA DE INVITACION

Publicado en

COINCIDIENDO CON LA FERIA DE MAYO

Publicado en

La inauguración de la  exposición coincide con  la tradicional Feria de Ganado ( Del 27 al 30 de mayo) , conocida como la “Veladilla” y el último domingo de mayo tiene lugar la ya Fiesta de Interés Singular conocida como “Día del Caracol”.