Archivo de la categoría: LA TRILOGIA MEDITERRANEA

Muestra agroalimentaria de Jaen

Publicado en

IMG_3853

Del 19 al 22 de Diciembre de 2013, se ha celebrado la Muestra de Productos Agroalimentarios de Jaén, promovida por la Diputación Provincial.

Tanto el aceite como las aceitunas de mesa han tenido una presencia notoria en el evento. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Presentación del libro de la Molienda 2013

Publicado en

Mañana sábado, en la sala de exposiciones temporales del Museo Etnográfico de Riogordo tendrá lugar la presentación del libro “La Molienda de Riogordo 2013” con diseño y fotografías de D. Antonio Campos (Olea europea) y textos de D. Enrique Godínez (Director del Museo Etnográfico de Riogordo), el Dr. Francisco Lorenzo (Presidente de “Olearum: cultura y patrimonio del aceite”) y D. Antonio Gavilán (Concejal de cultura del ayuntamiento de Riogordo).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

EL ORO LÍQUIDO DE MÁLAGA

Publicado en

Entre las brumas de los “azules montes de Malaca” se extendió la cultura del Neolítico hace mas de diez mil años, abriéndose un nuevo horizonte que cambió humanidad de entonces; apareció la ganadería y la agricultura lo que ocasionó el sedentarismo y el aumento de la población. El hallazgo de huesos de aceitunas y de molinos de piedra en numerosos asentamientos de la provincia, constatan de manera fehaciente la actividad recolectora y el consumo de olivas a partir de este periodo. En el siglo VIII a.C los fenicios arribaron a estas costas donde reinaba la diosa Noctiluca, ellos fueron los inductores del cultivo del olivar en estas tierras con visos de exportación de aceite. Fundaron las ciudades de Mainake y de Toscanos, y se adentraron en las riveras de los ríos para comerciar en el interior de este reino de tartesios donde también compitieron con los griegos de Focea. A partir del siglo III a. C. se produce la romanización del territorio malacitano y con ello la actividad agrícola y la construcción de villas rurales se expande por toda ella, concentrándose principalmente en torno a pequeñas urbes. La provincia malagueña presenta grandes villas de producción aceitera como la del Gallumbar en el Torcal o la de Chinchilla al norte de Antequera, las almazaras tipo “mola olearia” moteaban estos lares. De la calidad excelente de estos aceites ya escribió Strabon en tiempos de Augusto y de sus molinos ya habló Plinio y Catón. Que nuestro aceite era apreciado en Roma no cabe duda ya que el 84% del que entraba por el puerto de Ostia procedía de la Bética. En los montes y campiñas malacitanas se producía este oro líquido que se servía en la ciudad del imperio, la abrupta orografía del terreno malagueño planteaba una dificultad para su transporte que sin otro medio se hizo en odres a lomos de la caballería hasta el puerto de la ciudad, para luego trasvasarlo a las ánforas que llenaban las bodegas de los barcos con destino a Roma, estos envases de barro tenían sus sellos y el “tituli picti” que indicaba su lugar de procedencia. Según C. Gozalbes la comercialización del aceite impulsó la mejora y la creación de nuevas vías de comunicación en la provincia malacitana. Lee el resto de esta entrada

EL OLIVO EN LA ALTA-AXARQUÍA

Publicado en

Ríogordo es tierra de olivares. Árboles pacíficos de  dureza sin par, su madera se utilizaba en la “construcción y fábrica” de las armadas de Felipe II en 1575.

Entre los siglos XVI y XVIII los olivos se crían en las “tierras de pan llevar” y en las viñas que constituyen el principal cultivo de la época. A partir de finales del siglo XVIII aumenta el olivar de Ríogordo, sólo en el cortijo de Macías se plantan “diez y ocho mil pies de olivos” en 1784, llegando a ser hoy el más extenso de todos los cultivos en la comarca.

El proceso artesanal para la molturación de las aceitunas tiene siglos de antigüedad en este valle, que mira hacia la mar, tierra de tránsito que conserva las artes que aquí  usaron los romanos, y luego las gentes de áfrica. Lee el resto de esta entrada