Archivo de la categoría: Naturaleza

Curso de Oleoturismo organizado por INFAOLIVA

Publicado en

Conferencia del Dr. Francisco Lorenzo Tapia

El pasado Viernes, 5 de octubre, por la tarde, comenzó el curso de Oleoturismo: “El aprovechamiento turístico de una almazara”, impartido por el Dr. Francisco Lorenzo Tapia, presidente de Olearum, Cultura y Patrimonio del Aceite.
La Federación Española de Industriales Fabricantes de Aceite de Oliva –INFAOLIVA– ha organizado estas jornadas en el alojamiento rural “El Cortijo de la La Fuente del Roble“, un antiguo molino aceitero reconvertido en establecimiento de turismo rural.
La finca, Situada en pleno Parque Natural de la Sierra de Cazorla, Segura y las Villas está rodeada de un inmenso batallón de olivos.
La belleza de los paisajes y la pulcritud con que está cuidado este cortijo, lo convierten en el escenario perfecto para hablar sobre esta nueva modalidad de turismo vinculado a la ancestral cultura del oro Líquido de Homero: “oleoturismo”..

“El aprovechamiento turístico de una Almazara” fue el núcleo temático del curso impartido donde se buscaban los siguientes objetivos:

  • Capacitar profesionales para desenvolverse adecuadamente  en el sector oleoturístico.
  • Desarrollar las distintas habilidades de los participantes, de forma que les permita dotar de un mayor aprovechamiento económico a la almazara a través del oleoturismo.
  • Conocer los diferentes recursos que engloba el oleoturismo.
  • Capacitar para elaborar proyecto de explotación turística de  una almazara.
  • Generar una bolsa de profesionales capacitados para cubrir  los puestos que demanda el sector del oleoturismo.
  • Conocer los diferentes canales de explotación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Anuncios

Acebuches del Cortijo de los Vilares

Publicado en

Acebuche milenario del Cortijo de los Vilares

La mañana del 5 de octubre de 2012, Francisco Lorenzo me acompañó a visitar los Acebuches milenarios del “Cortijo de los Vilares”, en el término municipal de La Iruela,   cerca del nacimiento del Guadalquivir, en la falda de la Sierra de Cazorla.

Un cielo azul moteado con unos nimbos  bien definidos  nos recibieron, augurando que la jornada venía colmada de imágenes de calidad, en lugares muy interesantes.

Los árboles y su entorno

Pasamos un buen rato fotografíandolos desde distintas distancias y ángulos, tratando de hacer justicia a la belleza del entorno, y con nuestra presencia, poner de manifiesto las dimensiones reales de estos colosos, sin descuidar  detalles de su morfología y de la simbiosis con otras especies vegetales .A unos 5 km del centro de la Iruela, con unas magníficas vistas a este pueblo, hay dos acebuches milenarios de gran envergadura que son un auténtico tesoro medio-ambiental.

Estuvimos midiendo  el perímetro del tronco del que está situado mas al norte que resultó ser de 5,5 m. El del sur fue imposible ya que tiene tres pies. La medida se realizó reglamentariamrnte a 1,30m del suelo (la altura del bastón que se ve clavado en el suelo).

La sesión fotográfica:

fue una magnífica experiencia. Hay algo mágico y sobrecogedor en las cercanías de estos seres llenos de vida en los que la edad se cuenta por siglos. Una sensación muy sutil, para mi imposible de expresar con palabras, me hacía sentir muy bien.

A la vez que descargábamos las baterías de nuestras cámaras, nosotros, por el contrario, estábamos cargando las pilas de nuestra energía vital.

Lástima que tuviéramos que continuar nuestro viaje tan pronto, ya que un lugar así bien merece quedarse a pasar el día.

Longevidad milenaria:

La escala de tiempo en la que viven estos seres da mucho que pensar: ¡Cuantos acontecimientos se esconden detrás de las texturas de esos troncos!, ¡cuantas tormentas habrán saciado su sed!, ¡cuantas nevadas habrán blanqueado sus hojas!, ¡cuantas cosechas nos han regalado!…

Me encantaría probar el aceite de un árbol milenario, con esa fabulosa integración con el entorno que debe haber adquirido durante los siglos de permanencia.

Francisco me explicó que las aceitunas de estos árboles son mas pequeñas que las de los olivos normales y además su rendimiento en cuanto a la producción de aceite es mucho menor. Por tanto los costes económicos de la recolección y procesamiento son mucho mas altos que los del cultivo normal…

Sin embargo, el esfuerzo merece la pena: su aceite tiene mayor cantidad de antioxidantes y ofrece matices únicos en su sabor, pero sobre todo ¿quién se resiste a probar un aceite proveniente de un árbol con mas de mil años?.

La fotografía y la conservación del Patrimonio Natural:

Contemplando estos paisajes, me vienen a la memoria los trabajos del maestro de la fotografía Amsel Adams, que fue  pionero en la creación del  parque natural de Yosemite, en los Estados Unidos.

Valiéndose de un coche mitad de hierro y mitad de madera (en España llamaban “rubias” a esos modelos) y equipado con cámara de gran formato, que a veces montaba  sobre una plataforma de madera que había instalado por encima del techo del automóvil, supo captar la belleza de ese enclave maravilloso y sembrar la primera semilla de la conservación de la naturaleza, resaltando con su esfuerzo  el valor del medio ambiente.

Este fotógrafo estadounidense fue duramente criticado en su día por su afán de retratar paisajes, flora y fauna sin prestar atención a las convulsiones socio-políticas de la primera mitad del siglo XX. Sin embargo él seguía incansable y aún sin tener beneficios económicos, dedicó muchos esfuerzos  a plasmar la belleza de la naturaleza.

Fue a raíz de una exposición con estos paisajes, que empezaron las conversaciones para dar forma legal al primer parque natural del mundo. Con el reconocimiento de su labor nació una figura de protección legal que mas tarde fue reproducida en muchos países del mundo.

El mapa de abajo es interactivo y puedes desplazarte haciendo clic con el ratón y arrastrando. También puedes hacer zoom con la ruedecilla del mismo.